Home / Noticias / ¿Cómo se entrena a un caballo de carreras?

Puede que hayas apostado múltiples veces en carreras de caballos, tanto a nivel offline como online; o que simplemente disfrutes de este tipo de deporte como ocio. Sin embargo, muchos de nosotros no conocemos todo el trabajo que hay detrás…
Lo cierto es que se trata de un deporte todavía muy desconocido, en el que existe todo un mundo detrás: las tipologías, la alimentación, el entrenamiento aeróbico… Por ello en este artículo queremos adentrarte en este deporte y mostrarte algunos puntos fuertes en el entrenamiento de un caballo de carreras:
1º Tener a mano a un veterinario especializado en caballos de carreras:
Se trata de una de las condiciones necesarias para poder entrenar a un caballo; ya que estos especialistas conocen a fondo al animal; así como sus condiciones y tratamientos.
2º Dieta  equilibrada:
Otro de los cuidados básicos de cualquier animal es la alimentación; pues los caballos, para estar al 100% deben mantener una dieta equilibrada.
Un caballo debe estar delgado, aunque musculado; con una condición corporal calificada como 5. Y para ello, el instructor o entrenador tendrá que controlar la cantidad de vitaminas, energía, proteínas y minerales que cubre su alimentación.
3º El entrenamiento debe ser progresivo y cumpliendo descansos:
Los caballos comienzan a formarse sobre los dos años de edad, y el ritmo de entrenamiento debe ser progresivo; es decir comenzar de manera leve, para ir sumando poco a poco. Siempre, dejando descansos entre carrera y carrera. Y proporcionando al caballo un mínimo de dos días de descanso a la semana.
De esta manera el caballo podrá desarrollar los juegos y la musculatura, así como sus aptitudes para las carreras.
4º Calentamientos previos:
Igual que los humanos, los animales también necesitan calentar previamente sus músculos; para ello debemos comenzar caminando, pasar a trote y terminar con algunos galopes.
5º Cuidados diarios:
Además de la higiene, deberás revisar diariamente a tu caballo por si tuviera alguna lesión o herida propia de las carreras o los entrenamientos. Así como escuchar su latido y respiración para asegurarte de que todo está correcto.
Un caballo sano debe estar en torno a los 40 latidos por minuto cuando está de pie, y una tasa de respiración de entre 8/16 por minuto.
En definitiva, como vemos, se trata de un arduo trabajo hasta que se consigue ganar carreras, por lo que debemos respetar siempre a los caballos y a sus instructores.

Comments(0)

Leave a Comment